La inteligencia emocional: ¿por qué es tan importante?


Las emociones juegan un papel importante en la experiencia humana. Los seres humanos tomamos decisiones que buscan generar emociones que nos lleven a un estado de bienestar. Las emociones pueden ser un fin en sí mismo.


Pero cuando se cuenta con alta inteligencia emocional, también pueden ser un medio para navegar el mundo.


Las emociones son un medio para navegar el mundo


Durante muchos años, se creyó que las emociones no eran más que ruido; y que nos impedían aprovechar nuestra vida al máximo. Hoy se sabe que, en realidad, las emociones hacen exactamente lo opuesto. La inteligencia emocional es uno de los mayores predictores del éxito profesional y personal.


Las emociones influencian la manera en la que interpretamos la realidad. El correcto manejo de las emociones puede mejorar nuestra vida significativamente en las siguientes dimensiones:


Mejor toma de decisiones


Eres quién eres y estás en donde estás como resultado de un sin fin de decisiones que has tomado a lo largo de tu vida - y otras circunstancias que estuvieron fuera de tu control. Todos los días tomamos cientos de decisiones, poco a poco modificando el curso de nuestra vida.


¿Eres capaz de identificar tus emociones al momento de sentirlas? La realidad es que muchas de nuestras emociones las experimentamos de manera inconsciente, dejando nuestras decisiones a merced de nuestros instintos.


Mejor salud


Nuestro estado emocional influencia nuestra toma de decisiones, moldeando nuestras actitudes hacia nosotros mismos. ¿Qué hábitos has formado a lo largo de tu vida por lidiar con emociones que no sabías que experimentabas? ¿Cómo influencian estos hábitos tu salud física y mental?


Mejores relaciones personales


Nuestro estado emocional influencia nuestra toma de decisiones, moldeando nuestras actitudes hacia los demás. ¿Qué emociones te despierta la gente con la que interactúas en tu día a día? ¿Cómo recciones a estas emociones?


Mejor atención


Conocer lo que estamos sinitiendo nos ayuda a enfocar nuestra atención a lo que estamos haciendo. Se ha demostrado que la habilidad de controlar nuestra atención nos ayuda a mejorar nuestra habilidad de aprender, nuestra memoria, creatividad, productividad y, en general, nuestra habilidad de disfrutar la vida.


¿Por qué es tan difícil reconocer y manejar nuestras emociones?


Hay tres razones por las cuales es difícil reconocer y manejar nuestras emociones:


Nunca nos enseñaron cómo hacerlo


No se puede fomentar una habilidad que no se tiene. Crecimos en un mundo donde los adultos priorizaron la transmisión de conocimientos sobre el desarrollo de habilidades emocionales. Ahora que se reconoce su importancia, las nuevas generaciones las desarrollarán en la medida en la que los adultos que los rodeen las hayan desarrollado. De ahí la importancia de no solamente desarrollar la inteligencia emocional en los niños, sino también en los adultos.


No nos damos el tiempo


Nuestro estilo de vida nos lleva a alejarnos cada vez más de nuestras emociones; vivimos sobre estimulados. El poco tiempo libre que tenemos nos produce tanta ansiedad, que buscamos evitarlo a toda costa, porque nos obliga a mirar hacia adentro y enfrentarnos a emociones que desconocemos. Para evitarlo, buscamos llenar cada instante de nuestros días con distracciones.


Piensa en los momentos que de manera natural te invitan a la instrospección, por ejemplo, esos minutos que pasas en la cama al despertar o antes de dormir. ¿Te das la oportunidad de cuestionarte cómo te sientes, de reflexionar sobre tu día, sobre lo que estás haciendo y hacia dónde vas? O, ¿llenas esos "huecos" distrayéndote con lo primero que encuentras?


No nos atrevemos a sentir


Es lógico que tengamos miedo a sentir emociones desagradables como la culpa o la desolación. Pero no es tan lógico tener miedo a experimentar emociones agradables como la alegría o el amor. ¿Cuántas veces has decidido no sentir emociones agradables por miedo a que vengan acompañadas de alguna emoción desagradable? Por ejemplo, cuando no nos arriesgamos a crear algo por miedo al fracaso, o cuando no establecemos relaciones nuevas por el miedo a la decepción.


Decidir sentir nuestras emociones suena aterrador. Existe la creencia que si nos permitimos experimentar nuestras emociones, éstas se van a apoderar de nosotros. Pero aunque intentemos negarlas, suprimirlas o ignorarlas, las seguimos sintiendo en todo momento. Son éstas emociones no reconocidas las que sí podrían llegar a tomar el control de nuestras vidas.


Vive deliberadamente


La buena noticia

La inteligencia emocional se puede desarrollar, a cualquier edad. Al no manejar nuestras emociones, navegamos el mundo en una especie de piloto automático. Nuestros días están llenos de decisiones guiadas por emociones inconscientes. Interpretamos lo que pasa a nuestro alrededor basándonos en emociones a las que ni siquiera podríamos ponerle nombre.


Sería imposible estar conscientes de todas y cada una de las emociones que experimentamos. Pero es importante poder decidir en qué momentos apagar el piloto automático para permitirnos sentir, pensar y actuar intencionalmente.


La mala noticia


Desarrollar tu inteligencia emocional lleva tiempo y requiere de paciencia. Así que, aunque después de leer este post, estés de acuerdo de la importancia de desarrollar tu inteligencia emocional, mañana serás la misma persona que eres hoy. Te invitamos a participar en nuestra experiencia para fomentar el desarrollo emocional.

432 vistas

© 2021 Leved Education.  Todos los derechos reservados. Política de privacidad.

  • Instagram
  • LinkedIn